En las plantas de tratamiento de aguas residuales, se depura el líquido con una serie de procesos físicos, químicos y biológicos, con el fin de eliminar los contaminantes.

Tras la depuración esta agua se puede utilizar en actividades como la agricultura y la industria principalmente.

Con las plantas de tratamiento de agua se reducido la extracción del líquido proveniente de fuentes naturales, y con esto se evita la explotación intensiva de los mantos acuíferos.

Los principales niveles de tratamientos son:

Pretratamiento: se centra en aspectos físicos de líquidos. En esta etapa se descontamina el agua, se remueven sólidos mediante el uso de rejas o rejillas gruesas y desarenadores.

Tratamiento primario: proceso físico - químico que se realiza en tanques de sedimentación para remover un porcentaje de los contaminantes y retirarlos de los tanques (se almacenan en el fondo). Los tanques se construyen de concreto y, por lo general, cuentan con sistemas de bombeo.

Tratamiento secundario: se basa en principios biológicos, ya que bacterias benéficas se emplean para eliminar cierto tipo de contaminantes que no desaparecieron durante el tratamiento primario.

Tratamientos avanzados: hasta este punto se han eliminado casi el 85 por ciento de los contaminantes de las aguas residuales, ahora será necesario remover los nutrientes que permiten el crecimiento de algas y lirios, el fósforo y amoniaco y se logra mediante la filtración, la cual se hace con materiales granulares de diversos tipos como arena fina y carbón, y la desinfección, etapa final en la que se utilizan químicos como el cloro y luces especiales.

Artículo creado con información de blog.vise.com.mx y Wikipedia.